Una periodista de Midi-Libre nos visitó durante nuestro último retiro en el templo zen de Caroux. Afectuosamente le agradecemos por este artículo publicado el 21/04/14:

Insólito: la aldea de Douch cerca de Rosis comparte con Argentina los dos únicos templos zen de Deshimaru del planeta. Una visita guiada.

Stephane Thibaut se convirtió en el Maestro Kosen hace treinta años

 

 

 

Stéphane Thibaut se convirtió en el maestro Kosen hace treinta años, después de haber sido discípulo de un gran maestro japonés. (D. R. )

 

En Douch, una aldea de pocas almas encaramada en los altos cantones al pie de la meseta de Caroux, nos cruzamos a menudo con musmones de Córcega entre perros y lobos, con algunos fusiles en el período de caza y con amantes del senderismo durante todo el año.

Pero desde el viernes, en la discreción de los caminos nos topamos con hombres y mujeres de cráneo rapado, marchando con paso tranquilo que los lleva directo hacia un Buda gigantesco en la entrada de la villa, el guardián de un puñado de casitas.

Un Buda gigantesco, en la entrada

Douch possee en sus afueras uno de los dos templos budistas zen del maestro Deshimaru. El otro se sitúa en el hemisferio meridional, en Argentina.
"Compramos este terreno hace casi una docena de años para albergar nuestras sesshines (retiros N. de la R.), porque el lugar es magnífico, propicio para la meditación. Cargado de historia y también de emoción, fue la cuna de la resistencia francesa, esperamos hacer honor a estos valientes", explica Stéphane Thibaut, exparisino, neo montpellerino, y devenido hace más de treinta años Maestro Kosen, discípulo del Maestro Mokudo Taisen Deshimaru.

Entonces en Douch, entre las paredes de una antigua colonia de verano, continúa la transmisión de una enseñanza que comenzó hace 2.500 años.

"Tenía 17 años y una fuerte búsqueda espiritual. Estaba dispuesto a irme a la India o a África para buscar un guía," recuerda el Maestro Kosen, "y finalmente es en París dónde encontré a este maestro japonés. Construímos un templo en la región de Blois. En 1982 falleció a la edad de 69 años, nos tomó a todos por sorpresa".

La enseñanza del maestro Deshimaru se perpetúa

Los discípulos vivían en Montparnasse. "Formábamos una pequeña comunidad de barrio, y quien en ese momento fuera considerado como el papa del zen japonés designó a tres practicantes para perpetuar la enseñanza de Deshimaru, incluyendo a mi humilde persona".

Hasta el lunes, en el calor del dojo él enseñará y guiará unos ochenta neófitos y experimentados en el zazen. Vienen de todas las regiones de Francia pero también de Europa, Alemania, Escandinavia, España…

Véronique, 51, titiritera y clown montpellierina practica desde los 18 años de edad. Va al dojo casi a diario. "Mi vida cotidiana es levantarme por la mañana e ir al dojo. La práctica forma parte de mi vida". Pero no de la vida de su hijo, Sahsha, de 20 años de edad: "Demasiado difícil para él. Sentarse es a pesar de todo apremiante. Pero él creció en el zen ya que venía con nosotros aquí".

En la aldea, los niños de los discípulos corren y juegan. Zen, naturalmente, es el privilegio de la infancia.

Aquí cocinamos, construimos, trabajamos en el jardín

Se llama samú, es decir, el trabajo manual. Y cada practicante pone manos a la obra en el momento de la sesshin. El samú es el otro costado esencial de la práctica de zazen.

"Primero porque disminuye el costo del período de prácticas, el cual tratamos de hacerlo accesible a todo el mundo, pero por sobre todo porque hay que aprender a continuar la conciencia en la acción y en nuestra vida cotidiana", explica el maestro Kosen.

Donde la expresión popular "permanecer zen" adquiere todo su significado.

Un punto de anclaje

"No dejamos que nuestro espíritu se disperse en todas las direcciones, el zazen es nuestra ancla. Nos ayuda a administrar mejor el estrés, a controlarnos cuando reñimos con nuestro compañero, es el arte de encontrar el equilibrio en todas las situaciones. Esto no nos impide atravesar momentos difíciles sino mas bien nos damos cuenta que el zazen nos ayuda mucho. Pero esto no nos impide enojarnos", sonríe Stéphane Thibaut.

Paula, investigadora y profesora en una escuela de arquitectura, viene de Suecia cuatro veces al año para las sesshines con su esposo y sus dos niños de 12 y 7 años: "Hace veinte años que practico. El mayor efecto lo vemos al principio, después con el tiempo se convierte en algo normal. No es necesario hacer cosas extremas. Es centrarse en el momento, apreciar las pequeñas cosas".

De hecho, ¿por qué afeitarse la cabeza? "Se trata de una tradición heredada del Buda que renunció a todo para buscar el significado de la vida. Es un símbolo que representa el cortar con el arraigo social o familiar, el ser libre e independiente para ayudar a los otros."

¿El zazen? La postura ancestral de Buda

El zazen es la postura tradicional del loto, practicada por el ser humano desde la prehistoria.

"Zazen no es una teoría ni una idea, ni un conocimiento que haya que aprender utilizando el cerebro. Únicamente es una práctica que cambia radicalmente nuestro propio espíritu. Es fundirse con todo el universo", explica el maestro Kosen.

El budismo mismo es un fruto del zazen. La leyenda dice que antes del Buda Shakyamuni hubo siete Budas: el budismo mismo hace pues referencia a un tiempo anterior. En efecto, la postura de zazen es ancestral. Numerosos vestigios arqueológicos lo atestiguan.

"Es un tesoro fundamental de la humanidad. El budismo histórico nació a partir del zazen del Buda hace 2.500 años y se transmitió desde entonces sin interrupción".

Un poco de historia

Mokudo Taisen Deshimaru forma parte de todo esto. Nacido en Japón en 1914, crece cerca de su madre y su abuelo, un antiguo samurai. En su juventud encuentra a Kodo Sawaki, gran maestro del zen Soto, y sigue su enseñanza. Es ordenado monje por éste, quien le pide que vaya a Europa y difunda allí la práctica del Zen.

Llega a París en 1967. Desde entonces y hasta su muerte de cáncer en 1982 enseña el zen a sus numerosos discípulos, siendo Kosen Thibaut el más antiguo.

Sesshin es una palabra tradicional japonesa que significa "tocar el espíritu". Designa un período de retiro espiritual durante el cual los practicantes viven al ritmo de la práctica intensiva de los templos zen. Tal período generalmente consta alternadamente de momentos libres, cuatro sesiones de práctica al día, comidas y ceremonias tradicionales, así como también de la participación en distintos trabajos. Las sesshines reúnen a monjes y monjas y además permiten a los principiantes hacer la experiencia auténtica de la vida en los templos.

ANNICK KOSCIELNIAK
21/04/2014

Fuente (en Francés): Un temple zen Deshimaru au pied du plateau du Caroux

 

Cuando sabemos que entre este cuerpo Y el Buda no hay separación de que sirve buscar el nirvana ?

Eka

Hacer una donación

Puedes contribuir al plan de gestión sustentable y de preservación del patrimonio forestal del Templo Yujo Nyusanji


Mondo

Preguntas al maestro zen Kosen

Boddidharma, monje budista indu, fundador en china de la escuela Chan, corriente contemplativa del mahāyāna, que se convirtio en el Zen.

Maestro Kosen

Sigue la enseñanza del Maestro Kosen en el Dojo Zen de Montpellier y en las grandes sesshines en el templo zen Yujo Nyusanji


Kusens

Escuche et descargue las ultimas enseñanzas (en frances) del Maestro Kosen